consejos para comprar una casa

Adquirir un inmueble conlleva estar al tanto de numerosos trámites, derechos y obligaciones.
La compra de una vivienda es uno de los pasos más importantes que se dan en la vida. No estar al corriente de todos los derechos y obligaciones, o no gestionar todos los trámites puede salir caro. Veamos todos los pasos y los consejos a seguir para que no nos den “gato por liebre”.
Si nos decidimos a adquirir una vivienda, el primer paso aconsejable es buscar y mirar los precios de los inmuebles que nos interesen. Internet y los diferentes portales inmobiliarios, bien de vivienda nueva o de segunda mano, como http://www.idealista.com/, http://www.fotocasa,com/, http://www.pisos.com/, http://www.urbaniza.com/ o http://www.casaktua.com/ son una buena manera de comenzar a tantear el terreno. Nos pueden servir para buscar viviendas que nos gusten y comparar precios. Además, a través de Internet podemos ahorrar tiempo y dinero.
Tras elegir entre una vivienda de obra nueva o de segunda mano, se debe seguir una serie de pasos según el tipo de inmueble.
Si vamos a adquirir una vivienda nueva, debemos pedir a la constructora todos los documentos: planos generales, memoria de calidades o datos de inscripción de esta empresa en el Registro Mercantil. Debemos saber que si contamos con una publicidad sobre esas viviendas, estos documentos vinculan totalmente a la constructora a cumplir todas las características que se hayan ofertado.
Los  términos deben estar claros también en cuanto a los pagos y las señales que se vayan abonando hasta la hora de la entrega de la vivienda.  Por ejemplo, lo habitual es perder la señal si finalmente se decide no comprar el inmueble o recibir todas las cuotas pagadas más una compensación si la empresa no termina construyendo. Todo esto debe estar reflejado minuciosamente en las cláusulas del precontrato, que debemos leer y comprender por completo.
En cuanto a la vivienda de segunda mano, también tenemos que tener en cuenta que todos los documentos estén en orden: ningún problema en el Registro de la Propiedad ni en los anteriores pagos del propietario, y ninguna deuda con la comunidad de vecinos o el IBI por ejemplo. Al igual que con la vivienda nueva, los términos en cuanto a pagos y señales deben estar claros.
Y, para los dos tipos de viviendas hay unos gastos e impuestos obligatorios a pagar con la adquisición. Son el Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (conocido como Plusvalía), los gastos en cuanto a errores administrativos, bancarios o domiciliación de pagos, las escrituras y la notaría, y la inscripción en el Registro de la Propiedad.
Además de todos estos requisitos administrativos, es recomendable informarse sobre las garantías estipuladas para las reparaciones de la vivienda tras su compra. Se dispondrá de hasta un año para reclamar defectos en el acabado (pintura, suelo), hasta tres años para las imperfecciones en las instalaciones (aislamiento, tuberías) y hasta 10 para exigir la reparación de los desperfectos que afecten a la estructura, la cimentación o los muros. Si la vivienda es de segunda mano y tiene más de 10 años, se contará con sólo seis meses para reparar los daños.
En cualquier caso, siempre es aconsejable comparar con otros casos, seguir todas las instrucciones, leer todas las ‘letras pequeñas’, pedir consejo a alguien que entienda en el caso de tener alguna duda y por lo tanto contar con la opinión de los profesionales inmobiliarios de la zona.
puedes seguir todas las noticias del sector en nuestro twitter

Deje su respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *