Deducciones por rehabilitación de vivienda, lo nuevo de la declaración de la Renta

La declaración de la Renta trae este año varias novedades. Entre ellas, la posibilidad de deducción de hasta 4.000 euros al año por la realización de obras de mejora en nuestra vivienda habitual (no cuenta segunda residencia o residencia vacacional).

Uno de los requisitos más importantes para optar a esta deducción es el de haber pagado con tarjeta de crédito o débito, a través de un cheque o ingreso bancario o mediante una transferencia, pero nunca en efectivo. Además, también es una exigencia el tener factura.

Entre las obras con las que se puede conseguir la deducción se encuentra la sustitución de las instalaciones de electricidad, agua, gas y otros suministros, la instalación de paneles solares o sistemas de ahorro de agua o la instalación de infraestructuras para acceder a Internet o a la televisión digital terrestre.

También se incluyen las obras para mejorar la accesibilidad a los edificios, ya sea mediante la instalación de ascensores o la adaptación para discapacitados o mayores de 65 años.

Hasta 4.000 euros podrán deducirse todas aquellas personas que tengan una base imponible inferior a los 53.007,20 euros. Aun así, quienes estén entre el umbral de los 33.007,20 y los 53.007,20 euros contarán con una deducción resultado de restar la diferencia entre la base imponible y 33.007,20 multiplicada por dos, a la cifra de 4.000 euros.

Esta deducción no será compatible con la deducción por inversión en vivienda habitual, también tenida en cuenta por la Renta.

¿Habéis calculado si se os devolverá algo de dinero por haber realizado alguna obra de mejora en vuestra vivienda?

Deje su respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *