¿estaban preparadas las inmobiliarias para la crisis?

Hace unos años cualquier persona montaba una inmobiliaria. En los años 80, cuando alguien tenía algo de dinero y quería montar un negocio montaba un bar o se compraba un taxi. Para el bar había que comprar bebidas, cámaras frigoríficas, hacer comida que luego se podía estropear… Para ser taxista hay que trabajar muchas horas y de manera muy esclava

Montar una inmobiliaria era fácil: un local no muy grande, varias mesas vacías del ikea,  no hacía falta comprar existencias y mucho menos perecederos, no hacía falta comprar maquinaria, contratabas vendedores sin contrato con un sueldo fijo bajísimo o 100% a variable y a ganar dinero.

Muchos pequeños pueblos pasaron de tener 1 ó 2 inmobilirias a tener 15. Era más fácil encontrar un inmobilairia que un bar. Todo era posible, todo se vendía.

Otros, más osados pasaron a promover y construir obra nueva. Sin un euro en el bolsillo, e incentivados por los bancos, compraron terremos a precios desorbitados, construyeron en un par de años y vendieron con unas enormes plusvalías. Viviendas muchas veces construidas en páramos, con promesas de futuros campos del golf, sin servicios y a precios desorbitados. Los que nos dedicamos al sector, hemos visto promotores con 15-20 obras comenzadas en tiempo del estallido de la burbuja y  sin vender.

Las enormes plusvalías, imposibles de conseguir en ningún otro mercado, hizo que el instrusismo por parte de profesionales de poco nivel fuera el mayor de todos los sectores. Este intrusismo ha sido la peor lacra para el verdadero profesional de vocación, el que no descansa de buscar nuevas oportunidades, el que aun teniendo personal formado, dedica presupuesto para formación, el que invierte en publicidad para conseguir ser la referencia de confianza de la zona….

No hay números claros, como en todo lpo que se refiere al sector inmobiliario español, pero se estima que han cerrado entre el 60% y 75% de las inmobiliarias del pais. Una muy mala noticia para todo aquel especulador que llegó al mercado al calor del dinero fácil y una muy buena noticia para aquellos profesionales, que han sabido hacer su trabajo y que ven esta crisis como una oportunidad de crecer.

En obra nueva la cosa es similar: todos aquellos pequeños que trabajaban sin tener fondos propios, ya tienen el producto en manos de los bancos. Sin embargo hay otros muchos que siguen funcionando porque están siendo refinanciados para que estos activos no pasen a manos de los bancos, pero que son proyectos totalmente inviables.

Está claro que la mayor parte del sector no estaba preparado para la crisis que estamos viviendo, pero esto servirá de limpieza general, dejando a los buenos y ahogando a los meros especuladores. Algo que será bueno a medio plazo para todos pudiendo volver  a contar con un sector profesional de verdad.

Por otra parte, nuevas figuras entran en el mercado con miles de pisos a la venta con grandes descuentos: los bancos. Todos ellos montando sus propias inmobiliarias tipo casaktua o altamira pero a la vez colaborando con las agencias como canal de venta. Muchas ven a los bancos como potenciales enemigos, mientras otros más inteligentes los ven con potenciales aliados, capaces de suministrale producto y contactos.

Lo malo: buenas empresas, con buenos profesionales por desgracia también se han quedado en el camino

un saludo

Deje su respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *