En España existe un stock 1,5 millones de viviendas sin vender que no se absorberá hasta